FORO TENER PELO

Tu foro del cabello

Alopecia Androgenetica o Androgenica, es el tipo ce calvicie más común

Moderador: Rodri34

Por clabep
#11783
La alopecia androgénica, también conocida como calvicie de patrón masculino. Es una forma frecuente de pérdida de cabello que afecta tanto a hombres como a mujeres. Se caracteriza por la disminución gradual del cabello en la parte superior de la cabeza. Dejando una apariencia de adelgazamiento y, en algunos casos, una eventual calvicie. Esta condición se cree que es causada por una combinación de factores genéticos y hormonales. Lo que plantea la pregunta: ¿es hereditaria?

Este artículo explorará a fondo la compleja relación entre la genética y la alopecia androgenética. Desmitificando creencias y ofreciendo una visión integral de sus causas, factores influyentes y posibles tratamientos. Es por esto que, si deseas resolver tal duda, es necesario que continúes leyendo. Vamos a comprender qué es la calvicie hereditaria, sus causas y posibles tratamientos. Porque sí, hay posibilidades más allá de la resignación. Acompáñanos a descubrirlas.

Alopecia Androgénica ¿Una herencia inevitable o hay más en la historia?

La pérdida de cabello es una preocupación común, afectando a millones de personas en todo el mundo. Entre las diferentes causas, la alopecia androgénica, también conocida como calvicie de patrón masculino o femenino. Se posiciona como la más frecuente. Pero, ¿qué hay de cierto en la creencia popular de que la alopecia androgénica es hereditaria? ¿Estamos destinados a seguir los patrones de calvicie de nuestros familiares?

Entendiendo la Alopecia Androgénica

La alopecia androgénica se caracteriza por la miniaturización gradual de los folículos pilosos. Lo que conduce a un adelgazamiento progresivo del cabello y, finalmente, a la calvicie. Afecta principalmente a hombres (calvicie de patrón masculino) y mujeres (calvicie de patrón femenino), aunque con patrones de pérdida distintos.

En los hombres, suele comenzar con entradas en las sienes y retroceso de la línea frontal. Mientras que en las mujeres se presenta como un afinamiento general del cabello. Particularmente en la zona central del cuero cabelludo.

Si bien la alopecia androgénica no pone en riesgo la salud física. Puede tener un impacto significativo en la autoestima, la autoconfianza y la calidad de vida de las personas afectadas.

El rol de la genética: ¿Mito o realidad?

La creencia de que la alopecia androgénica es hereditaria tiene fundamento en la ciencia. Estudios genéticos han identificado múltiples genes asociados a la susceptibilidad a este tipo de calvicie. Estos genes influyen en la sensibilidad de los folículos pilosos a la dihidrotestosterona (DHT), una hormona derivada de la testosterona.

En el caso de los hombres, el gen responsable principal es el AR, ubicado en el cromosoma X. Este gen codifica el receptor de andrógenos, el cual determina la respuesta de los folículos a la DHT. Las mujeres, por su parte, tienen dos cromosomas X. Por lo que la herencia es más compleja y aún no se comprende del todo. Sin embargo, se cree que genes en ambos cromosomas X pueden contribuir a la susceptibilidad a la alopecia androgenética femenina.

Más allá de los genes: otros factores influyentes

Aunque la genética juega un papel importante, es crucial entender que la alopecia androgénica no es exclusivamente hereditaria. Existen otros factores que contribuyen a su desarrollo e interactúan con la predisposición genética. Desencadenando o agravando la caída del cabello. Entre ellos se encuentran:

Edad

La alopecia androgenética suele manifestarse con mayor frecuencia a medida que avanza la edad, tanto en hombres como en mujeres. Pero, hay diferentes métodos que nos ayudan a contrarrestar su efecto. Es importante que nos mantengamos en constante cuidado de nuestra salud capilar.
Cambios hormonales

Las fluctuaciones hormonales. Como las que se dan durante la pubertad, el embarazo, la menopausia o el uso de anticonceptivos hormonales. Pueden influir en la caída del cabello.

Estrés

El estrés crónico puede desencadenar o empeorar la alopecia androgénica debido a los cambios hormonales que produce. Ante esto, se recomiendan actividades recreativas, una mejor organización, técnicas de relajación, etc. El estrés puede desencadenar muchas situaciones desfavorables. Como la pérdida de apetito que, con el tiempo, se convierte en un déficit de nutrientes necesarios. Lo que, a su vez, podría ocasionar la pérdida excesiva de cabellos.

Enfermedades autoinmunes

Algunas enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico, pueden provocar alopecia androgenética. Es más, como un efecto secundario o colateral. Pero sí existen casos donde enfermedades causan el desprendimiento de las hebras capilares.

Dieta y nutrición

Una alimentación deficiente en ciertos nutrientes puede contribuir a la debilidad del cabello y favorecer su caída. Esto es muy común en la reducción de calorías con el fin de bajar de peso. Es importante que tal acontecimiento sea monitoreado por un profesional. La pérdida rápida y excesiva de peso puede llevar a una desnutrición considerable. Como consecuencia, el cabello se empezará a desprender desmedidamente.

Ciertos medicamentos

Algunos medicamentos, como los utilizados para tratar la depresión o la hipertensión, pueden tener la caída capilar como efecto secundario.

Irritación en el cuero cabelludo o exceso de grasa

Ambos factores pueden provocar el desprendimiento prematuro de las hebras capilares. Ya que, el exceso de caspa puede, a su vez, provocar irritación en el cuero cabelludo.

Opciones de tratamiento para la alopecia androgénica

Aunque la alopecia androgénica no tiene cura definitiva, existen diferentes opciones de tratamiento. Para detener o ralentizar la caída capilar. También, para mejorar su densidad y recuperar la confianza. Dependiendo de la severidad del caso y de las causas subyacentes, el médico dermatólogo puede recomendar:

Medicamentos tópicos: el minoxidil y los inhibidores de la 5 alfa-reductasa son medicamentos de uso tópico. Que pueden ayudar a frenar la caída del cabello y estimular su crecimiento.
Fármacos orales: en algunos casos, el médico puede recetar medicamentos orales. Como la finasterida, para inhibir la conversión de testosterona en DHT.
Terapia con láser de baja potencia: este tipo de terapia utiliza luz láser para estimular el crecimiento del cabello. La LLLT consiste en aplicar luz láser de baja potencia en el cuero cabelludo para estimular los folículos capilares. Y mejorar la circulación sanguínea en esa área. Se ha sugerido que esta terapia puede tener beneficios para algunos hombres y mujeres que sufren de alopecia androgénica.
Trasplante de cabello: esta intervención quirúrgica consiste en extraer folículos pilosos de zonas del cuero cabelludo. Donde el cabello es más resistente y trasplantarlos a las áreas afectadas. Se trata de un procedimiento poco invasivo y bastante ideal, ya que permite obtener resultados muy naturales. Es un tratamiento alopecia androgénica bastante efectivo para combatir los efectos de esta afección.

Alopecia androgénica: todo lo que debes saber

Casi siempre se obvian algunos detalles acerca de la alopecia androgenética. Lo cual, es totalmente entendible. La mayoría de personas desea saber si tiene cura o cuáles son sus posibles tratamientos. Pero, hay otras cuestiones que también deben parecernos interesantes. Conozcamos algunas de ellas.

¿Qué factores no deberíamos asociar con la alopecia androgénica?

A pesar de las creencias populares, las personas con alopecia androgénica no presentan niveles más altos de andrógenos en sangre. Que aquellos que no la padecen. En realidad, se trata de una sensibilidad heredada a estas hormonas.

Además, aunque es esencial mantener una dieta equilibrada para la salud del cabello. La alopecia androgénica generalmente no está vinculada a una deficiencia o falta de ciertas vitaminas o minerales.

Por lo general, la alopecia androgénica no se asocia con ninguna otra condición de salud. Más allá de los posibles problemas estéticos y psicológicos que puede causar. Sin embargo, algunos estudios indican una predisposición al síndrome metabólico. En aquellos que desarrollan la alopecia androgénica a una edad temprana. Esto subraya la importancia de seguir una dieta saludable.

¿Quiénes son más propensos a presentar alopecia androgénica?

La prevalencia de la alopecia androgénica aumenta con la edad. Por lo general, comienza entre la pubertad y los 30 años. Afectando al 40% de los hombres de 18 a 40 años y a más del 90% de los hombres mayores de 75 años. Por lo tanto, se puede considerar prácticamente un proceso normal asociado con la edad.

A pesar de su nombre y las hormonas involucradas, la alopecia androgénica también puede afectar a las mujeres. Aunque el patrón de pérdida de cabello es diferente en cada sexo.

En ambos casos, se observa un aumento en la pérdida de cabello con una disminución general de la densidad. En los hombres, es más característico el inicio con un retroceso de la línea del cabello (las conocidas "entradas"). Seguido de la pérdida de cabello en la región occipital (la llamada "coronilla").

En las mujeres, se observa un ensanchamiento de la raya del cabello. Sin embargo, en algunos casos, los hombres pueden experimentar alopecia androgénica con un patrón femenino.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la alopecia androgénica es generalmente sencillo para los profesionales capacitados para ello. En este caso los dermatólogos, que son los profesionales de la tricología. A menudo, el diagnóstico no requiere estudios complejos de alto costo o incluso ninguna prueba diagnóstica adicional.

Existen varios tratamientos para la alopecia androgenética. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos tienen suficiente evidencia científica para ser recomendados. Ni son adecuados para todos. Es importante que el caso sea atendido por un buen profesional de la salud capilar. Solo así, se obtendrán los mejores resultados.